Un daño innecesario

 
La intolerancia religiosa, La burla y la discriminción por profesión de un credo, no son cosas del pasado.

Por Omar Abboud
Para LA NACION 03-02-2006

El espacio de lo sagrado es un ámbito donde manifestaciones del tipo caricaturesco que impliquen la degradación de un valor lastiman o causan rechazo a aquellas personas que confluyen dentro de este espacio.

Evidentemente, aquello que en algunas personas no causa ningún efecto, en otras puede interpretarse como una ofensa. En la publicación de las mencionadas caricaturas existen diversos problemas para el creyente de fe islámica. En primera instancia la tradición islámica considera la representación gráfica o escultural del Profeta algo vedado, en este caso evidentemente agravado por la circunstancia grotesca en la cual se lo intenta mostrar.

Por otra parte, el contenido de la caricatura, donde a quien es considerado el Enviado de la Divinidad se lo asocia con el terrorismo o la violencia en forma categórica, produce un efecto ofensivo y estereotipador del conjunto del ámbito islámico, ya que el Profeta es un modelo de hombre a imitar por el conjunto de la grey islámica.

Sin relación

De ninguna manera la inquietud está relacionada con una hipótesis de ataque a la libertad de prensa que debe ser siempre un derecho impostergable e indiscutible, si con aquellas manifestaciones, en este caso humorísticas, que pueden herir sensibilidades y causar un efecto indeseable en gran parte de la población mundial en forma innecesaria, generando dolor o malestares que de alguna manera terminan dañando las relaciones en los tejidos sociales.

Seguramente aparecerán otras manifestaciones de este tipo en otras partes del mundo y también se considerará a sus autores con derecho legítimo a publicarlas.

Pero si el mundo moderno se está planteando la necesidad imperiosa de un diálogo basado en el respeto como una herramienta imprescindible para construir más convivencia, es necesario mejorar nuestra visión del otro en cuanto a su sensibilidad y su cultura.

A la vez, aunque tengamos el pleno derecho a realizar algo, es importante incorporarle criterio al mismo, en cuanto a si su beneficio es mayor que su perjuicio.

El autor es el secretario general del Centro Islámico de la República Argentina.

Esta entrada fue publicada en Credos. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s