futurología cientifica

TECNOLOGIA DEL FUTURO Ian Pearson: “En 2050, podremos descargar nuestra mente en una máquina” Uno de los principales pensadores británicos ofrece una visión extraordinaria de la vida en los próximos 45 años. ¿La inmortalidad al alcance de la mano? Profecías alarmantes y emocionantes a la vez. David Smith.
conexiones@claringlobal.com.ar
Los aviones tendrán demasiado miedo de estrellarse, los yogurts nos dirán buenos días antes de que los comamos y la conciencia humana se podrá almacenar en supercomputadoras, prometiendo inmortalidad para todos –aunque, si uno es rico, mejor-. Estos conceptos fantásticos no son formulados por un escritor de ciencia ficción o por un lunático que adivina la bola de cristal. Son las predicciones de Ian Pearson , jefe de la unidad de futurología de British Telecom (BT).

“Si se trazan las líneas del tiempo, en el 2050, en términos realistas, es bastante lógico pensar que se podrá descargar nuestra mente en una máquina, para que nuestra muerte no represente un problema para la carrera”, dice Pearson. “Si uno es rico, en el 2050 esto será posible. Si uno es pobre, probablemente tenga que esperar hasta el 2075 o el 2080, cuando, finalmente, sea un procedimiento de rutina. Hablamos muy en serio. Así de rápido está avanzando esta tecnología: 45 años es una barbaridad en tecnología de la información”.

Pearson, 44, formó su visión del futuro después de graduarse en matemáticas aplicadas y física teórica, tras lo cual pasó cuatro años trabajando en el diseño de misiles y los últimos 20 en redes ópticas, cibernética y la evolución de la red de banda ancha en los laboratorios de BT. Admite que sus profecías son “muy emocionantes” y “muy alarmantes” a la vez.

Pearson cree que los jóvenes de hoy tal vez nunca tengan que morir y señala los rápidos avances en el poder de la informática que quedaron demostrados cuando Sony reveló los primeros detalles de su PlayStation 3. Es 35 veces más poderosa que las consolas de juegos anteriores. “La nueva Play Station tiene el 1 por ciento de la potencia del cerebro humano”, dijo. “La PlayStation 5 probablemente sea tan poderosa como el cerebro humano”.

La computadora más rápida del mundo, la BlueGene de IBM, puede realizar 70,72 trillones de cálculos por segundo y se acelera todo el tiempo. Sin embargo, a alguien que crea en el carácter único de la conciencia o el alma le costará digerir la próxima sugerencia de Pearson. “Ya estamos estudiando cómo se puede estructurar una computadora que pueda volverse consciente. Muchos de nosotros hoy creemos que es absolutamente posible. No sabemos cómo hacerlo todavía, pero hemos empezado a mirar en la misma dirección, por ejemplo las técnicas en las que, para nosotros, se basa la conciencia: la información ingresa del mundo exterior, pero también de otras partes del cerebro y cada parte la procesa en un sistema de sensación interno. La conciencia es otro sentido más y esto es lo que intentamos diseñar en una computadora. No todos coinciden, pero mi conclusión es que es posible hacer una computadora consciente con niveles suprahumanos de inteligencia antes del 2020”.

Pearson continúa: “Decididamente tendría emociones –esa es una de las principales razones para hacerlo-. Si estoy en un avión quiero que la computadora tenga más miedo de estrellarse que yo para que haga todo lo posible para permanecer en el aire hasta que pueda estar en el suelo. También se pueden empezar a automatizar muchos empleos. En lugar de llamar a un centro de llamadas y que una máquina diga “Pulse 1 para esto y 2 para aquello y 3 para esto otro”, sería mejor que existieran personalidades mecánicas que nos atendieran de inmediato, sin tener que esperar”.

Pearson, de Whitehaven en Cumbria, en el noroeste de Inglaterra, colabora en el campo de la tecnología con algunos desarrolladores y lleva un registro sobre los avances que se producen en todo el mundo. Admite que es necesario debatir las implicancias del progreso. “Es necesario un debate completamente global. ¿Debemos construir máquinas tan inteligentes como la gente? Este es un tema de debate importante. Por lo pronto, ya se está investigando si nos deberían permitir modificar bacterias para ensamblar circuitos electrónicos y hacerlos inteligentes. “Ya podemos usar el ADN, por ejemplo, para fabricar circuitos electrónicos que nos permitan pensar en un yogurt inteligente en algún momento después de 2020 o 2025. Uno podría mantener una conversación con el yogurt de frutilla antes de comérselo”.

En el corto plazo, Pearson identifica la próxima fase del progreso como “inteligencia ambiente”: chips para todo. Explicó: “Por ejemplo, si uno tiene un sensor de polen en el auto, se toma un antihistamínico antes de bajar. Los chips serán tan pequeños que podremos incrustárnoslos debajo de la piel. Estamos hablando sobre tatuajes con video, láminas muy delgadas de polímero que uno literalmente se pega en la piel y allí se quedan durante varios días. Hasta se podrían conectar a teléfonos celulares, usarlos como teléfonos con video y bajar videos o recibir emails”.

Philips, el gigante de la electrónica, está desarrollando la primera pantalla enrollable del mundo que tiene apenas un milímetro de espesor y una pantalla de 12,5 centímetros que se puede envolver alrededor del brazo. La compañía piensa lanzar la producción dentro de dos años. La próxima etapa, predice Pearson, será la de la “simpleza” alrededor de 2013 o 2015. “Ahí es cuando la tecnología de la información se volverá realmente madura y la gente podrá manejarla sin tener que hacer un curso de capacitación.

“Olvidemos este concepto de que tiene que haber un único chip en la computadora que haga todo. ¿Por qué no tener en una caja una pila de pequeños chips que se auto-organicen y se ocupen de todo ellos solitos? No podrán contagiarse ningún virus porque gran parte del sistema operativo estará almacenado en un hardware en el que los hackers no pueden escribir. Si tu máquina empieza a andar mal, simplemente apretás un botón y se resetea según la configuración de fábrica”.

La tercera era de Pearson son los “mundos virtuales” alrededor de 2020. “Invertiremos mucho tiempo en espacio virtual, utilizando entornos de alta calidad, tridimensionales y generados por computadora para socializar y hacer negocios. Cuando la tecnología te ofrece una imagen tridimensional de tamaño real y los links a tu sistema nervioso te permiten darle la mano a alguien, es como estar en la oficina de otra persona. Es imposible creer que ése no será el modo normal de comunicarse”.
© The Observer.
Traducción Claudia Martínez.

Esta entrada fue publicada en esotérico. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s